• Inicio
  • Blog
  • Tratamientos para la hiperhidrosis o sudoración excesiva

Tratamientos para la hiperhidrosis o sudoración excesiva

¿Sudas de manera excesiva incluso en invierno? ¿También cuando no estás haciendo ejercicio?

¿Dificulta el sudor tus tareas cotidianas?

Si sufres hiperhidrosis, no te desesperes. La sudoración excesiva tiene tratamiento. En primer lugar, es muy importante que si sospechas que la padeces consultes con un profesional sanitario para obtener un diagnóstico adecuado y un plan de tratamiento individualizado según tus necesidades.

Algunos de los tratamientos que tu médico te puede aconsejar son los siguientes:

  • Antitranspirantes tópicos
  • Iontoforesis
  • Inyecciones de toxina botulínica
  • Anticolinérgicos tópicos y orales
  • Miradry®
  • Parches para el control de la sudoración BrellaTM
  • Láser
  • Tratamientos quirúrgicos
  • Ecrisens®

¡Continúa leyendo que te contamos en detalle cada uno de ellos!

Antitranspirantes tópicos

El cloruro de aluminio es el medicamento tópico más frecuente que se utiliza para aliviar los síntomas leves a moderados de la hiperhidrosis focal primaria.

Las sales metálicas de aluminio interactúan con el sudor formando precipitados que bloquean los conductos de las glándulas sudoríparas ecrinas. Aunque tiene la ventaja de que es un tratamiento no invasivo, su efecto no es permanente ya que el tapón se desprende cuando se renueva la piel y puede producir irritación cutánea.

Iontoforesis

La iontoforesis consiste en sumergir las manos o los pies en una bandeja con agua y hacer pasar una corriente durante 20 o 30 minutos mediante un dispositivo comercial.

Está especialmente indicada para la hiperhidrosis palmar y plantar. No es invasivo, pero está desaconsejado si estas embarazada, padeces epilepsia o alguna enfermedad cardíaca o llevas marcapasos e implantes metálicos.

Sus principales efectos secundarios son enrojecimiento, aparición de vesículas, eritema, sensaciones de quemazón o pinchazos. La zona tratada puede resecarse, agrietarse o fisurarse. Además, no se puede aplicar para la sudoración excesiva axilar o craneofacial.

Inyecciones de toxina botulínica

Las inyecciones de toxina botulínica son el tratamiento para la hiperhidrosis más estudiado. Se inyecta por debajo de la capa más superficial de la piel, en la zona afectada lo que conocemos comúnmente como bótox.  

Se suele emplear para tratar la hiperhidrosis primaria focal en las manos, plantas de los pies, el rostro y sobre todo las axilas. Su efecto, aunque no es permanente, dura entre 6 y 8 meses.

El principal efecto secundario es el dolor causado por la inyección, que debe ser realizada por un profesional sanitario. También puede producir debilidad muscular en las palmas de las manos, que dificultan el agarre.

Anticolinérgicos tópicos y orales

Los anticolinérgicos orales se usan comúnmente para tratar la hiperhidrosis primaria generalizada o en los casos severos de hiperhidrosis primaria focal en los que el cloruro de aluminio, la toxina botulínica o la iontoforesis no han funcionado. Suelen tener como efecto secundario la sensación de boca seca.

Qbrexza® es un anticolinérgico tópico en forma de toallita. Se usa para el tratar la hiperhidrosis axilar. Se tiene que aplicar de forma continuada ysus principales efectos secundarios se pueden clasificar de leves a moderador e incluyen boca seca, eritema o enrojecimiento de la zona y/o quemazón.

MiraDry®

MiraDry® utiliza un dispositivo manual no invasivo para suministrar energía electromagnética por debajo de la piel de la axila (entre 2 y 5 mm) a la zona específica donde se encuentran las glándulas sudoríparas que se eliminan con el calor producido.

Se emplea para tratar la hiperhidrosis axilar, todavía no se ha aprobado su usos para otras zonas del cuerpo. Este tratamiento tiene que ser aplicado por un profesional y los resultados suelen ser permanentes.

Entre los efectos secundarios incluyen hinchazón, enrojecimiento y sensibilidad en las axilas durante varios días.

Parches para el control de la sudoración Brella

Los parches Brella™ generan calor en contacto con el agua presente en nuestro sudor. Este calor causa una lesión en las glándulas sudoríparas y las inactiva.

Se emplea para tratar la hiperhidrosis axilar. Los parches tienen que ser aplicados por un profesional sanitario y la reacción se produce en solo 3 minutos.  Los resultados duran entre 2 y 4 meses. Sus principales efectos secundarios incluyen enrojecimiento o hinchazón leves de la zona. Además, este tratamiento, por el momento, solo está disponible en Estados Unidos.

Láser

El láser puede emplearse para destruir las glándulas sudoríparas que se encuentran en las axilas. Tras su destrucción se eliminan con una sonda de succión. Se practican pequeñas incisiones en las axilas (precedidas de anestesia local) para permitir el paso de la herramienta láser bajo la piel.

Se utiliza como tratamiento para la hiperhidrosis axilar. La destrucción de las glándulas sudoríparas resulta permanente. Los efectos secundarios suelen ser hinchazón, hematomas y entumecimiento, que desaparecen al cabo de una o dos semanas.

Tratamientos quirúrgicos

El tratamiento quirúrgico es la última de las opciones. Se suele emplear cuando el resto de los tratamientos no han dado resultado,ya que es una técnica muy invasiva.

Las técnicas quirúrgicas locales para la hiperhidrosis axilar buscan eliminar las glándulas sudoríparas de la zona. La extirpación radical de la piel tiene efectos secundarios indeseables, como cicatrices y restricción del movimiento del brazo.

También se puede practicar la simpatectomía, un procedimiento quirúrgico en el que se cortan los nervios que se comunican con las glándulas sudoríparas, impidiendo que las señales lleguen y las activen. Está indicado para casos severos de hiperhidrosis en palmas de las manos, axila, rostro y plantas de los pies. Las complicaciones más comunes de este tratamiento son la recurrencia de la hiperhidrosis focal y la sudoración compensatoria en otras zonas el abdomen, espalda, piernas o glúteos.

Ecrisens ®

Las alternativas de tratamiento actuales no son del todo efectivas. Bloquean los poros evitando el papel termorregulador del sudor o resultan invasivas, como en el caso del bótox o la simpatectomía.

Ecrisens® es la primera crema neurodermatológica, desarrollada por Prospera Biotech, que ayuda a controlar la sudoración excesiva sin repercutir en las necesidades termorreguladoras del cuerpo. Además de cuidar la piel, su fórmula neuromoduladora actúa sobre dos dianas neurosensoriales: por un lado, modula la actividad de la glándula ecrina y, por otro, aumenta su umbral de activación. Mantiene la acción termorreguladora de la sudoración, conservando el grado de sudoración necesario para proteger la piel.

Además, se puede aplicar en cualquier zona, ayudando a tratar la hiperhidrosis palmar, plantar, axilar o facial. Ecrisens® no es un antitranspirante, sino un producto que actúa progresivamente. Se debe aplicar dos veces al día de forma continuada.

¿Todavía no lo has probado?

Y si quieres saber más, no olvides descargarte nuestra guía con todo lo que necesitas saber sobre la hiperhidrosis. Encuentra información útil sobre las causas de la hiperhidrosis, cómo puede afectar a tu día a día, información extendida sobre los tratamientos disponibles y algunas recomendaciones para convivir mejor con ella.

Y si te ha parecido interesante, recuerda que también puedes leernos en nuestras redes sociales. ¡Síguenos!

Referencias

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionadas