¿Por qué me pica la zona íntima?

El picor vulvar, también conocido como prurito vulvar, puede llegar a afectar a 1 de cada 5 mujeres. Su verdadera prevalencia no es fácil de evaluar, ya que muchas mujeres sienten vergüenza al hablar de ello.

Este picor afecta a la calidad de vida y tiene impacto sobre las relaciones personales, sexuales, la actividad física, la calidad del sueño e incluso la autoestima.

Existen diversas causas para el picor vulvar:

  • Productos de higiene y cuidados irritantes
  • Enfermedades inflamatorias e infecciosas
  • Cambios hormonales y en el pH
  • Alternaciones en la flora vulvar
  • Estrés
  • Alteraciones del sistema nervioso periférico

¡Continúa leyendo para verlo con más detalle!

¿Cuáles son las causas del picor vulvar?

La zona íntima femenina es una zona muy sensible y que requiere un especial cuidado. Pequeñas alteraciones pueden generar un picor muy incómodo, que tiene causas muy diversas. Algunas de ellas son:  

  • Productos de higiene y cuidados irritantes. Muchas sustancias como las fragancias y los conservantes de productos que entran en contacto con la vulva pueden causar su irritación. Se encuentran en los jabones y cremas, las toallitas limpiadoras, los productos de higiene femenina como las compresas y tampones, los detergentes y suavizantes para ropa o el papel higiénico con perfume.
  • Enfermedades inflamatorias. La dermatitis atópica, la psoriasis o el liquen plano pueden provocar la irritación de la vulva. Suele darse en otras partes del cuerpo al mismo tiempo que se dan en la zona vaginal. Además, algunas de estas condiciones, como la dermatitis atópica, se intensifican con la presencia de fragancias y conservantes.
  • Enfermedades infecciosas. La enfermedad infecciosa vulvovaginal más común en mujeres adultas es la candidiasis. Se trata de una infección por el hongo Candida albicans, en la mayoría de los casos, que causa picazón y ardor en la zona vulvovaginal.En mujeres adultas, la candidiasis vulvovaginal es una causa muy frecuente de prurito vulvar. Se estima que 3 de cada 4 mujeres la han sufrido en algún momento de su vida.

Dentro de las enfermedades infecciosas que provocan picor vulvar también encontramos las infecciones de transmisión sexual (ITS), como la clamidia, la gonorrea, el herpes genital o la tricomoniasis.

  • Cambios en los niveles hormonales. La disminución del nivel de estrógenos que se puede dar en los diferentes momentos de la vida de las mujeres como la menopausia, la lactancia y el postparto alteran la función de barrera de la piel de la vulva, haciendo que su mucosa se vuelva más fina. Esto produce sequedad que a su vez da lugar a la irritación y la picazón.
  • Alternaciones de la flora vulvar. En la vulva podemos encontrar un conjunto de microorganismos beneficiosos, o microbiota, que protegen la zona y evitan infecciones. La alteración de las proporciones de las distintas bacterias de la flora, conocida como disbiosis, puede provocar picor vulvar.
  • Estrés. Periodos de estrés prolongado pueden debilitar nuestro sistema inmunitario, llegando a producir picor e irritación en la vulva.
  • Cambios en el pH. Por lo general, el pH de la vagina es un pH ácido, en torno a 4. Su alteración favorece la aparición de molestias como el picor, ardor o irritación. Cambios en la microbiota por el uso de antibióticos de amplio espectro pueden alterar el pH de la vagina. Los cambios hormonales a lo largo de la vida de las mujeres también conllevan cambios en el pH, siendo superior a 4 en periodos como la pubertad o la menopausia.
  • Alteraciones en el sistema nervioso periférico. El sistema nervioso periférico transmite la información entre el cerebro y el resto del cuerpo, y cualquier daño o disfunción en estos nervios puede provocar síntomas inusuales, como el picor. Las neuropatías, infecciones, trastornos inmunitarios o lesiones locales pueden provocar alternaciones del sistema nervioso periférico generando sensaciones incómodas.

La función barrera de la piel está alterada en la vulva

Muchas de las causas que generan picor, como la dermatitis atópica o la psoriasis, están asociadas con una alteración de la función de barrera de la piel. La alternación de la barrera cutánea en la zona íntima debida a la inflamación, o al daño mecánico o ambiental activan los receptores del picor.

La función de barrera de la piel de la vulva es más débil que en otras zonas de nuestro cuerpo, por lo que es más propensa al picor. De hecho, números estudios demuestran que esta es más reactiva a las sustancias irritantes en comparación con otras zonas.

Una vez que se la piel está dañada y su función de barrera se ha alternado es más susceptible a las sustancias que desencadenan el picor. Mantener la función de barrera de la piel en esta zona tan delicada es esencial para reducir y prevenir el prurito

Prospera Biotech ha desarrollado Vulvisens. Una crema neurodermatológica que actúa sobre las terminaciones nerviosas de la piel de la vulva responsables de las sensaciones incómodas, restableciendo el equilibrio y calmando el picor. Además, combina ingredientes prebióticos que ayudan a recuperar y fortalecer la microbiota natural, antioxidantes y reepitelizantes que ayudan a regenerar las zonas dañadas por infecciones previas.

¿Quieres saber más?

Y si te ha parecido interesante, recuerda que también puedes leernos en nuestras redes sociales. ¡Síguenos!

Referencias

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionadas