Cómo cuidar la piel con tendencia atópica en verano

El verano trae consigo calor, humedad y más tiempo al aire libre, ingredientes perfectos para la aparición del picor y los brotes en las pieles sensibles y atópicas.

Sin embargo, con los cuidados adecuados, es posible disfrutar de los planes veraniegos sin sacrificar la salud de nuestra piel. ¿Qué medidas debemos tomar para cuidar la piel atópica en verano?

  • Elige un protector solar adecuado
  • Protege tu piel de la sal y del cloro
  • Mantén tu piel siempre hidratada y date duchas frecuentes de agua templada
  • Utiliza repelentes de mosquitos aptos para pieles sensibles
  • Evita la presencia de sudor prolongada en la piel

¡Sigue leyendo para descubrirlas en profundidad!

5 consejos para cuidar la piel atópica cuando llega el calor

Las pieles con tendencia atópica se caracterizan por la inflamación, sequedad extrema y picazón. Estas tienden a ser más sensibles y reactivas a factores externos como cambios climáticos, productos irritantes y alérgenos, información importante para tener en cuenta durante nuestra rutina veraniega.

1. Elige un protector solar adecuado

Es preferible que los protectores solares para pieles sensibles o con tendencia atópica contengan filtros de protección físicos.  Estos actúan como barrera protectora y no se absorben, sin embargo, los químicos suelen tener mayor riesgo de causar alergias y sensibilidad. Lo ideal es que los filtros hayan sido testados previamente en pieles atópicas.

El factor de protección debe ser superior a 30, FPS 50+ y de amplio espectro, a ser posible, para protegernos de las radiaciones UVA y UVB.

Además, es aconsejable que no contengan perfumes, agentes irritantes y que presenten una textura hidratante (cremas o emulsiones) que ayude a cuidar la barrera cutánea.

2. Protege tu piel de la sal y del cloro

Las cremas barrera protegen la piel del agua y de las sustancias irritantes que pueda contener, como la sal o el cloro. Si vas a pasar un día en el mar o en la piscina es aconsejable aplicar una crema barrera por todo el cuerpo después de aplicar el protector solar para proteger tu piel.

3. Mantén tu piel siempre hidratada y date baños frecuentes con agua templada

Después de darte un baño en la piscina o en el mar es aconsejable darse una ducha para eliminar los restos de sal y cloro que puedan irritar la piel. Recuerda que el agua debe estar tibia, en lugar de caliente, y no debe ser un baño o ducha prolongado, menos de 10 minutos.

Usa siempre limpiadores suaves, sin jabón, y a ser posible que no contenga tintes, alcohol ni fragancias. Evita también el uso de esponjas y cuando te seques la piel hazlo a toquecitos, no te frotes de forma brusca con la toalla.

Después de la ducha o el baño es importante mantener la piel hidratada aplicando una crema o aceite emoliente de uso diario específica para pieles sensibles y con tendencia atópica.

Nocisens OIL es un aceite neurodermatológico especialmente formulado para el cuidado diario de pieles sensibles y atópicas. Ayuda a hidratar la piel y a calmar las molestias típicas como el picor o el escozor. Sus ingredientes neurodermatológicos actúan sobre el sistema neurosensitivo de la piel, restableciendo el equilibrio. Además, el aceite de aguacate nutre y regenera en profundidad, y el extracto de avena refuerza la función de barrera de la piel. 

4. Utiliza repelentes de mosquitos adecuados

Si necesitas utilizar un repelente de mosquitos este verano, siempre que sea posible intenta optar por aquellos que contengan ingredientes suaves y naturales, como el aceite de eucalipto, citronela o aceite de lavanda. El DEET es muy eficaz para repeler mosquitos, pero puede causar irritación en las pieles sensibles.

Antes de aplicar el repelente por todo el cuerpo, haz una prueba parche. Aplica el producto primero en una zona pequeña del cuerpo para asegurarte que no cause irritación ni reacciones alérgicas. Si tienes dudas al respecto, lo mejor es consultar con tu dermatólogo.

Si no te has librado de las picaduras,Nocisens Intense, nuestra crema neurodermatológica, se puede utilizar para ayudar a calmar el picor de las picaduras de insectos. ¡El alivio es muy rápido!

5. Evita la presencia de sudor prolongada en la piel

Durante el verano, el sudor se convierte en una constante en nuestro día a día. El sudor puede agravar los síntomas incómodas típicos de pieles atópicas, como el picor. Diversos estudios sugieren que los pacientes con dermatitis atópica suelen tener cierta hipersensibilidad o alergia a su propio sudor. Aunque el sudor es esencial para mantener nuestra temperatura corporal, en el caso de las personas con dermatitis su acumulación puede generar una respuesta inmunitaria.

Intenta eliminar el sudor mediante duchas o baños, para que no se acumulen los alérgenos que causan las reacciones.

Si la producción de sudor es excesiva, incluso en los meses más fríos del año, puedes recurrir a Ecrisens. Esta crema neurodermatológica, desarrollada por Prospera Biotech, ayuda a controlar la sudoración excesiva sin afectar a las necesidades termorreguladoras del cuerpo haciendo que las glándulas sudoríparas sean menos sensibles al calor y disminuyendo su activación.

Cuidar la piel atópica durante el verano puede parecer un desafío, pero con la rutina adecuada, es posible mantenerla saludable y libre de sensaciones incómodas. No te olvides de hidratarla con la línea Nocisens.

¿Quieres saber más?

Y si te ha parecido interesante, recuerda que también puedes leernos en nuestras redes sociales. ¡Síguenos!

Referencias

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados