• Inicio
  • Blog
  • 6 consejos para el cuidado de la piel durante el tratamiento contra el cáncer

6 consejos para el cuidado de la piel durante el tratamiento contra el cáncer

El cáncer es una enfermedad compleja y multifacética que se manifiesta cuando las células del cuerpo crecen de manera incontrolada, invadiendo y dañando tejidos sanos.
Datos de la International Agency for Research on Cancer (IARC) estiman que la cifra de diagnósticos aumentará hasta los 28 millones a nivel mundial en las próximas dos décadas.  

Por suerte, existen numerosos tratamientos que ayudan a elevar cada vez más las cifras de supervivencia. Estos tratamientos, sin embargo, pueden tener efectos secundarios significativos en el organismo, incluyendo la piel.  

Sigue leyendo para saber cómo los tratamientos contra el cáncer pueden afectar a la salud dermatológica y cómo gestionar estos efectos para mantener la integridad y el bienestar de tu piel.

¿Cómo afecta el tratamiento contra el cáncer a nuestra piel?

La piel no solo es un indicador visual de nuestra salud general, sino que también juega un papel crucial en la protección contra infecciones y lesiones. Los tratamientos contra el cáncer, especialmente la radioterapia y ciertos tipos de quimioterapia, pueden tener impactos significativos en la salud de la piel, llevando a efectos que varían desde leves hasta severos.

La radioterapia puede inducir efectos como sequedad, descamación, picazón (prurito), enrojecimiento o un tono más oscuro en la zona de la piel sometida a tratamiento. Además, es posible la aparición de úlceras que se tornan dolorosas, húmedas y susceptibles a infecciones, lo que se conoce como reacción húmeda.  

La quimioterapia es uno de los tratamientos más comunes y sus efectos en la piel son notorios. Puede provocar síntomas cutáneos como sequedad, picazón, enrojecimiento, oscurecimiento o descamación. También puede surgir una erupción leve o una mayor sensibilidad al sol, fenómeno conocido como fotosensibilidad.
Algunos pacientes experimentan alteraciones en la pigmentación de la piel. Si previamente se ha recibido radioterapia, la piel tratada puede enrojecerse, formar ampollas, pelarse o doler, lo que se conoce como reacción de recuerdo a la radiación.  

Además, la quimioterapia puede afectar a las terminaciones nerviosas presentes en la piel, generando una incómoda sensación de hormigueo, entumecimientos y debilidad muscular conocida como neuropatía periférica.  

Otro tipo de tratamientos, como los trasplantes de células madre, la inmunoterapia o algunos tipos de terapia dirigida pueden generar erupciones, ampollas, o piel reseca.

6 recomendaciones para el cuidado de la piel

Si tu piel se ha visto afectada por alguno de los tratamientos que hemos mencionado anteriormente, es importante que consultes con tu oncólogo.  

Además, ciertos cambios en nuestra rutina diaria pueden ayudar a cuidar y mejorar el aspecto de la piel sometida a tratamiento:  

Usa solo productos recomendados para la piel. Es recomendable utilizar jabones suaves y evitar el uso de productos con alcohol o fragancias. Evita el uso de talcos o antitranspirantes si estás recibiendo radioterapia.  

● Intenta prevenir las infecciones. Si el tratamiento genera descamación, dolor y humedad, especialmente en las zonas donde hay pliegues, como los párpados o las nalgas, es importante mantener el área limpia y seca para que no se infecte.  

● Protege tu piel del sol. Utiliza crema solar tanto para el cuerpo como para los labios. Vístete con ropa suelta de manga larga, pantalón largo y utiliza sombreros o gorras.  

● Evita afeitarte y depilarte en la medida de lo posible. Si estás recibiendo radioterapia considera afeitarte menos seguido en la zona, usa afeitadoras eléctricas, o trata de evitarlo si la piel está sensible y dolorida.  

● Realiza duchas o baños cortos con agua tibia, no con agua caliente.  

Hidrata tu piel. Usa cremas o lociones recomendadas para prevenir la picazón o sequedad de la piel.

Neurodermatología para el cuidado de la piel sometida a tratamiento oncológico

Desde Prospera Biotech buscamos mejorar la calidad de vida de los pacientes oncológicos. Llevamos más de 20 años investigando para aportar soluciones a los efectos secundarios, que pueden llegar a ser más dolorosos e incómodos que la propia enfermedad.   

Nuestras cremas son el resultado de investigaciones científicas en el comportamiento de la piel y el sistema neurosensorial.  

Oncapsisens es una crema neurodermatológica que actúa sobre el sistema neurosensorial cutáneo, reduciendo las molestias típicas de pieles sometidas al tratamiento de quimioterapia. Su innovadora composición fortalece el equilibrio de la piel hidratando y ayudando a calmar las sensaciones incómodas.
Además, hemos desarrollado una nueva formulación para el cuidado de la piel sometida a radioterapia que ha superado con unos resultados excelentes el ensayo piloto de seguridad y eficacia llevado a cabo en el Hospital General de Elche. Esperamos poder anunciar muy pronto que ya está disponible.

¿Quieres saber más?

Y si te ha parecido interesante, recuerda que también puedes leernos en nuestras redes sociales. ¡Síguenos!

Referencias

  1. Sociedad Española de Oncología Médica. (SEOM) . Las cifras del cáncer en España. [citado 6 febrero 2024]. Disponible en: https://seom.org/prensa/el-cancer-en-cifras
  2. Instituto Nacional del Cáncer. Cambios en la piel y las uñas durante el tratamiento del cáncer. [actualizado 14 de junio de 2019]; [citado 6 de febrero de 2024]. Disponible en: https://www.cancer.gov/espanol/cancer/tratamiento/efectos-secundarios/cambios-piel-unas

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionadas